.posthidden {display:none} .postshown {display:inline}

domingo, 28 de febrero de 2010

Sobre fotografía (III)

Nadie en la silla,
instantes de soledad,
suena el silencio.

[Haiku (Mucipa)]


Si el título de este post no fuera “Sobre fotografía” podríamos pensar que se trata de una obra pictórica que recuerda inevitablemente a van Gogh o a Gauguin, puesto que este montaje fotográfico nos traslada (al menos a mí) al estilo pictórico impresionista, expresionista o incluso al fauvismo. Pero, si os digo que el título que le ha dado su autor es “Desnudo”, tal vez empecemos a pensar más en arte vanguardista o incluso arte del siglo XX o XXI. Pues bien, esta obra de Juan Serrano a mí me transmite el desnudo en un sentido de soledad, la soledad de un espacio desprovisto de calidez, de un rincón abandonado en el que tal vez alguien se hallaba sentado en un instante determinado pero vacío en el momento en que la imagen ha sido tomada. De modo que, aunque la silla hubiese estado ocupada siempre, excepto en el momento de la capturación de la imagen, nuestra sensación (la mía en este caso) es la de desnudez, puesto que la única información que tenemos es la del título y la que nuestra propia mente es capaz de imaginar a partir de éste. Realmente el haiku del principio deja bien claro lo que a mí me inspira esta imagen.
Si no hubiese título, sin embargo, mi percepción quizá no hubiese sido la misma. Ahí reside el poder de la palabra y del arte en general en combinación con la propia imaginación del ser humano.
¿Qué os sugiere a vosotros esta imagen? ¿o qué pensáis al respecto de la información escrita que a veces se encuentra alrededor de una imagen? ¿Puede cambiar nuestra percepción?

viernes, 19 de febrero de 2010

Sin palabras...



Bobby McFerrin (nacido como Robert McFerrin en Manhattan, Nueva York, el 11 de marzo de 1950), es un intérprete a capella largamente influenciado por el jazz y director de orquesta. Es el hijo del renombrado solista Robert McFerrin. Su canción «Don't Worry, Be Happy», aparecida en la banda sonora de la película de 1988 Cocktail protagonizada por Tom Cruise, fue el éxito número 1 en las listas de Estados Unidos. También ha colaborado con solistas como los pianistas de jazz Chick Corea y Herbie Hancock y el violonchelista Yo-Yo Ma y con la Saint Paul Chamber Orchestra. Es conocido por tener un gran rango vocal de cuatro octavas y por su habilidad para usar su voz para crear efectos de sonido, como su recreación de un bajo sobresaturado (con overdrive), que logra cantando y golpeando suavemente su pecho.En 1987, cantó el tema principal de la serie de televisión The Cosby Show y de algunos comerciales de la televisión estadounidense. En 1993, cantó el tema de la Pantera Rosa en El hijo de la Pantera Rosa, original de Henry Mancini. (WIKIPEDIA)

domingo, 14 de febrero de 2010

Sobre el silencio

SILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIOSILENCIO


domingo, 7 de febrero de 2010

El haiku


El lector de un haiku tiene que perderse en él, como en la naturaleza, tiene que dejarse caer en él, perderse en sus profundidades como en un cosmos, donde tampoco hay un arriba y un abajo..." "Con sólo tres puntos de observación, los poetas japoneses fueron capaces de expresar su relación con la realidad. No la observaron simplemente, sino que sin prisas y sin vanidades buscaron su sentido eterno...". (Andrei Tarkovski)




Puede que muchos de nosotros hayamos leído alguna vez un haiku o hayamos escuchado hablar al respecto. A poco que busquemos en internet nos encontramos con que:
Un haiku trata de describir de forma muy breve una escena, vista o imaginada. El haiku aspira a captar el momento, el aquí y ahora, de una forma tan radical que los límites entre el observador y lo observado, el sujeto y el objeto se disuelvan, para procurar, en sus mejores manifestaciones, una experiencia mística de no dualidad, de totalidad.
”Haiku es simplemente lo que está sucediendo en este lugar, en este momento”Esta definición la dio el gran poeta japonés Matsuo Basho, que está considerado como el padre del haiku.
Formalmente, es un poema breve, casi siempre de diecisiete sílabas distribuidas en tres versos, de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente. En la forma original del haiku predominan los sintagmas nominales, y los verbos, cuando aparecen, suelen estar desposeídos de flexiones temporales y personales.

Un viejo estanque ;
al zambullirse una rana
ruido de agua.
( Basho )


Viento otoñal.
Dentro del corazón,
montes y ríos.
(Kioshi)

Yo disfruto leyendo este tipo de poemas y, modestamente, algunas veces me he atrevido a escribir alguno:

Suenan las voces,
surge luego el silencio,
ya no hay palabras.
(Mucipa)


Tac, tic tac, tic, tac;
hay poco tiempo,
tan solo unos segundos.

(Mucipa)

Os reto a inventar uno. Sólo lleva unos minutos...