.posthidden {display:none} .postshown {display:inline}

miércoles, 7 de octubre de 2009

Mapa de los sonidos de Tokio

¿Por qué Tokio?
Esto es lo que no dejo de prenguntarme desde el momento en que acabé de ver la última película de Isabel Coixet ayer. Salí del cine y empecé a hacerme preguntas y a comentar la película con una compañera con la que suelo ir al cine los Lunes por la tarde, pues creemos que la mejor manera de empezar la semana es disfrutando del cine, unas veces “bueno” y otras no tan “bueno”, por lo que ya hemos podido ir experimentando (y no me refiero a la película de Coixet cuando hago esta valoración). Aunque vamos a dejar lo de “bueno”, pues sobre gustos no hay nada escrito, teniendo en cuenta que lo único que quiero plasmar aquí es mi modesta opinión, tan válida como cualquier otra opinión (que me gustaría que quienes hayáis visto esta película manifetárais aquí) y quienes no hayáis visto la película también.
Yo no entiendo de planos ni de movimientos de cámara (como mucho he participado en algún corto como actriz (aunque dicho así suene rimbombante), vamos , situada a la otra parte de la cámara. Pero me llamaron mucho la atención en esta película los constantes movimientos de cámara, que no he presenciado en otras películas de Isabel Coixet. También noté un abuso del plano de vista aérea de Tokio (utilizado en más de una ocasión de manera muy similar), así como también el uso repetido de la imagen borrosa (perdonad que yo me invente los nombres), no sé con qué fin ni por qué con tanta frecuencia.
En cuanto al argumento (que narra la historia de una asesina a sueldo de Tokio- Rinko Kikuchi- que esconde su profesión bajo la apariencia de empleada en un mercado) diré que en un principio me pareció interesante, pero, conforme iba viendo la película, me di cuenta de que la trama era algo previsible, repleta de frases aparentemente profundas que finalmente quedaban superficiales.
Por otra parte, me hubiese gustado saber algo más de muchos personajes de la película: no sabemos prácticamente nada de la “asesinada” (a pesar de ser un personaje tan importante), el que más sabe de ella es un personaje bastante secundario del que tampoco sabemos apenas nada (sólo que trabaja en la tienda de vinos). ¿Y el señor que registra los sonidos? Sería interesante conocer por qué tiene esta inquietud de grabar... Hay muchas cosas de éstas que le preguntaba a esta compañera que vio conmigo la película. Ella me respondía “Se supone que”... Pero es que parece que hay tanto que suponer en esta película que...
Creo que el cine de esta directora ha cambiado mucho respecto a películas de años anteriores. Ya pude observar que La vida secreta de las palabras no tiene nada que ver con películas como Mi vida sin mí o Cosas que nunca te dije (película, ésta última, que sí que me transmitió bastante en su momento). Ya había notado un cambio de estética y una manera distinta de hacer cine en Isabel Coixet con su película anterior a Mapa de los sonidos de Tokio (es decir, La vida secreta de las palabras, que no me llegó tanto como otras peliculas suyas, pero me transmitió algo). Sin embargo, ya en esta última película me da la sensación de que Isabel Coixet se ha transformado por completo.

¡JUZGAD VOSOTROS MISMOS!


2 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

A mi, personalmente, me aburrió bastante. Me pareció pretenciosa y artificial a más no poder, pero claro, es cuestión de gustos y si partimos de la base que a mi Coixet ni fu ni fa, pues...
Saludos

MucipA dijo...

Hola, Crowley!
Todavía no conozco a nadie que esté satisfecho con esta película. Pero, sí, que se trata de una película pretenciosa, como tú muy bien dices, es totalmente cierto.
Saludos!