.posthidden {display:none} .postshown {display:inline}

jueves, 24 de diciembre de 2009

Sobre Henri Dutilleux



Hoy dedicaré este espacio a hablar de la vida de un compositor que hace poco he descubierto (pues todavía no había tenido la oportunidad de escuchar ninguna obra suya) y cuyo nombre es Henri Dutilleux. Se trata de un compositor francés de la segunda mitad del siglo XX, nacido en el año 1916 en el seno de una familia repleta de artistas (su bisabuelo paterno fue pintor y su abuelo materno compositor y organista; toda la familia amaba la música: su padre, impresor y librero, tocaba en sus ratos libres el violín como aficionado; su madre era pianista; su hermana mayor, Hélène, estudiaba y tocaba bastante bien el violín; su otra hermana, Paulette, fue una dotada pianista; su hermano Paul, tocaba el cello y Henri, el menor, tocaba el piano). Toda la familia tocaba obras de FrancK, Lekeu, Fauré y Pierné, así como también de Debussy. Precisamente de este último compositor fue admirador Dutilleux, concretamente de la obra Pelléas et Mélisande, partitura que consiguieron sus padres en una versión para piano y voz. El impresionismo supuso para Henri Dutilleux un gran descubrimiento. También conoció el periodo cubista, sin embargo, no llegó a impactarle tanto como el impresionismo (a excepción de Kandinsky, que sí que le llegaría a maravillar al mismo nivel que los impresionistas).
A los 16 años ingresó en el Conservatorio de París y posteriormente obtuvo diversos premios de armonía y de composición.
En el año 1939 se trasladó a Roma y conoció a algunos compositores italianos, como es el caso de Dallapiccola. Allí estuvo sólo 4 meses, pues volvió a París cuando Francia estaba a punto de entrar en guerra. Fue camillero en el ejército y más tarde tuvo que ganarse la vida dando clases y escribiendo algunas obras. Fueron años dificiles y, puesto que no podía salir del país, se dedicaba a ampliar sus conocimientos de forma autodidacta. Dutilleux siempre había querido que su música mantuviese cierto espíritu francés.
Después de la guerra fue director del Servicio de producción musical de la Office de Radiodiffusion Télévision Française.
En 1946 se casó con la pianista Geneviève, a quien, tras su matrimonio, dedicó todas sus obras de piano.
La Sonata para piano es la que Dutilleux considera su primera obra digna de todas las que había compuesto hasta el momento, y repudiaba todas sus composiciones anteriores, incluso su Sonatina para flauta, una de las piezas más interpretadas y apreciadas por los solistas de flauta que incluyo a continuación (y que yo admiro).



La Sonatina para flauta, una de las piezas más interpretadas y apreciadas por los solistas de flauta:
"No me siento completamente satisfecho que sea tocada tan a menudo" («ne se sent jamais complètement heureux qu'elle soit si souvent jouée»). H. Dutilleux.

10 comentarios:

Noe dijo...

Mientras estaba leyendo la biografía de este autor he estado escuchando la pieza. Él la descartaba porque no se sentía lo suficientemente orgulloso de su composición, a mi en cambio me ha gustado mucho, lo que me hace pensar...

Muchas veces nosotros somos nuestros peores y más duros críticos. Y creo que este pensamiento lo podemos extrapolar a otros àmbitos de la vida.

Tal vez el hecho de estar rodeado de tanto músico y de tantos predecesores que habían triunfado en este campo le hacía más competitivo.
Imagino que no querría defraudarlos pero a veces, yo me he sentido así y he terminado llegando a la conclusión que en mis esfuerzos por no defraudar a los demàs nunca llegue a alcanzar las metas (por otro lado casi imposibles) que me había exigido.

Gracias a Dios la vida està llena de imperfecciones y ésas precisamente son las que la hacen más bella y única.

Feliz y imperfecta Navidad a todos!!!!

Noe dijo...

Majaranda, he vuelto a sacar mi "yo filosófico" para expresar lo que pienso, realmente éste blog hace que por unos momentos predomine éste yo en mí.

Como se que eres un poco "xinxosa i punxa" quiero recalcar que si he puesto en el comentario anterior Feliz "Y" imperfecta Navidad, ha sido a propósito y para recalcar la imperfección de la que hablaba, así que como te rías... vas a ver el domingo! ajajaja

Esther, gracias por esas conversaciones de BESHUGOS. Sigue adelante con el blog, me gusta mucho escribir mis pensamientos aquí y leer lo que otra gente opina sobre los temas que expones.

MucipA dijo...

Noe, tienes razón cuando dices que nosotros solemos ser nuestros más duros críticos, pues a mí me ha pasado también en el ámbito de la música (siempre cargado de exigencias propias y ajenas por culpa de querer alcanzar la inexistente perfección)que, a veces, me he dejado guiar por el "qué dirán" cuando escuchen una obra mía y no siempre ésta es la mejor manera de enfrentarse al arte y a la vida en general, ya que si nos preocupa lo que pensarán de nosotros podemos dejar de ser nosotros mismos y sería una lástima que esto ocurriese...
Un abrazo imperfecto!

MucipA dijo...

De nada, Noe! Espero no haberte quitado muchas horas de sueño por culpa o gracias a nuestras conversaciones de "beshugos".
Y, por supuesto, de momento tengo mucha ilusión por seguir adelante con el blog (atrás nunca, sólo para coger carrerilla).
Sabes que valoro mucho tu opinión y todas tus reflexiones.
Nos vemos pronto!

macufeliz dijo...

hermosa esa pieza! gracias por descubrirnos a este gran compositor

MucipA dijo...

Hola, macufeliz!
Espero que hayas disfrutado esta pieza, a pesar de que no sea demasiado valorada por el propio compositor. A mí me resulta bastante interesante...
Saludos navideños

Noe dijo...

Hola a todos!
Mañana me voy hacia Granada para celebrar la entrada al nuevo año por tierras andaluzas.
Os deseo a todos Feliz Año Nuevo.

majaranda13 dijo...

Yo ya conocía esta pieza, mucipa quiso que la escuchara hace un par de meses. Reconozco que es una obra interesante, de la cual el compositor debería sentirse orgulloso... al menos, yo estaría satisfecha de oir mis composiciones tocadas por otros músicos. De todas formas.. para mi gusto(rarito, por cierto) no la elegiría para tocar: Primero, no se tocar la flauta..y segundo, no me transmite
ese romanticismo y ternura con el que yo asocio ese instrumento... Para gustos, colores. Feliz año a todos!
P.D: Noe, vuelve te necesitamos!!!
Saludos de Majaranda.

MucipA dijo...

Feliz Año para ti también, Noe!
Disfruta por Granada y ya nos contarás cuando vuelvas.
Un abrazo!

MucipA dijo...

Hola, majaranda!
Sí que es verdad que tienes un gusto rarito, jeje!, aunque yo no tengo nada en contra, eh? Aunque no sepas tocar la flauta sí que sabes tocar el piano, pero si no te transmite lo suficiente... pues no pasa nada! Hay un montón de obras sobre las que elegir. Pero me alegra que te parezca una obra interesante.
Un abrazo y feliz año para ti también!