.posthidden {display:none} .postshown {display:inline}

miércoles, 22 de octubre de 2014

La Caja de Pandora: Especial Guerra


El reciente número de la revista La Caja de Pandora dedicado a la guerra ya se puede descargar aquí. Como siempre, he participado con un artículo sobre música, en este caso dedicado al compositor Hans Werner Henze. Como el artículo no es excesivamente largo lo incluyo en este post por si os apetece leerlo. Aunque es altamente recomendable descargar la revista y poder disfrutar de sus contenidos al completo:

- El pacifismo beligerante de Kubrick, de Alfredo Manteca Cano.
Artículo completado con este video:
http://vimeo.com/103509545
- Geometría, de DVD.
- El arte de la guerra, un repaso al cómic bélico a cargo de Francisco J. Ortiz.
- Hitler, un film de Alemania; de José Ángel de Dios.
- Sonic Warfare, banda sonora para un campo de batalla, de Kinski.
- Haz el humor y no la guerra , de Laura Fornelio.
- La tumba de las luciérnagas, de Licantropunk.
- Manuel Chaves Nogales, Periodista; de Lula Fortune.
- De aquí a la eternidad, de Marcos Callau.
- La pelota, de Miguel Ángel Villalobos.
- Hanz Werner Henze, de la guerra al exilio personal; de Mucipa.
- Las brigadas interdimensionales, de Pedrom.
- Rambo no estuvo a las órdenes de Patton, de Pepe Cahiers.
- Ilustración del isigne Tomás Serrano.
- Tomas Tang y el cortapega bélico, de Víctor Olid.

Y, a continuación, mi humilde colaboración: 


-->
HANS WERNER HENZE: DE LA GUERRA AL EXILIO PERSONAL

El compositor alemán Hans Werner Henze nació en 1926 y murió en el año 2012. Su padre, un maestro afiliado al partido nazi, hizo que Hans Werner formara parte de las juventudes hitlerianas y acabara en el ejército en el año 1944. Sin embargo, su ideología de izquierdas y su homosexualidad, provocaron que el compositor acabara aislándose socialmente y eligiera el camino del exilio a Italia. Al igual que sus coétaneos, Hans Werner asistió a los cursos musicales de Darmstadt, donde nacía una “nueva música” que buscaba romper con el pasado y huir de cualquier atisbo de tonalidad para refugiarse en la atonalidad y el serialismo (método de composición musical que, como su nombre indica, utiliza series, esto es, grupos de notas sin repeticiones que siguen un determinado orden). Yo creo que esta lucha contra el pasado tiene sentido en tanto en cuanto los compositores afectados por la guerra sienten gran repudio contra lo ocurrido y tratan de escapar de la música existente para empezar de cero y hacer tabula rasa incluso en el aspecto artístico. Sé que es difícil ponerse en la piel de alguien que se halla sacudido por los efectos de la II Guerra Mundial (o de cualquier guerra) si no se es víctima físicamente de una guerra. Por tanto, es comprensible la reacción extrema de los acérrimos a la vanguardia de Darmstadt, aunque también existen compositores vanguardistas y reaccionarios como Hans Werner Henze que acaban separándose del dogma del serialismo para buscar su propio camino. Hans Werner eligió como destino de su exilio Italia, donde militó en el partido comunista. Fue un gran defensor de Fidel Castro y la revolución cubana. Compuso muchas óperas, sinfonías y ballets entre otras obras, pero su música no fue descubierta en España hasta hace una década (tal vez porque fue declarado por el régimen franquista como persona “non grata”), así que seamos capaces de valorar la música de Hans Werner como un compositor tan prolífico e interesante merece (¡porque más vale tarde que nunca!).


Lo único bello es aquello que se aleja de la norma”

El primer término que me viene a la mente cuando escucho cualquier obra de Hans Werner Henze es la palabra lirismo. Resulta curioso percibir en su música un melodismo tan puro y bello sin dejar de lado un claro estilo de música del siglo XX. Se nota que sus obras están impregnadas de la ópera italiana y son indiscutibles las influencias de Mozart, Mahler, Hindemith, Stravinsky, Bartók y la música jazz, sin embargo, aun así, resulta un compositor difícil de encasillar y es obvio que continuamente rompió barreras, tanto es así que se atrevió a afirmar que “Lo único bello es aquello que se aleja de la norma”, por eso, cuando escuchamos su música nos damos cuenta de que no por componer óperas y sinfonías fue “conservador” como algunos decían (al menos desde mi punto de vista). Aunque para algunos compositores y críticos de su época Hans Werner no fue osado en su escritura musical, bien es cierto que el hecho de escapar de las modas compositivas del momento también lo convierte en un personaje único que ahondó en lenguajes compositivos ya existentes, llegando a superar la tradición y creando un estilo propio.
Distingo un misterio, una belleza y un dramatismo especial en las obras de Hans Werner y, por tanto, sus inquietudes tanto sociales y políticas así como interiores, lo transformaron en un ser humano de una sensibilidad absoluta. Además, es muy curioso observar de qué manera sus ideales políticos se manifiestan claramente en algunas de sus obras como, por ejemplo, en su ópera La balsa de la medusa, un claro homenaje al Che Guevara con un fracasado estreno en Alemania en el año 1968, debido a que se colocaba una bandera roja y un gran retrato de Ernesto Che Guevara en escena y hubo intervenciones de la policía. En definitiva, Hans Werner no fue una persona bien recibida (prácticamente nunca, puesto que vivió varias guerras) en su país natal (Alemania) y no solo la II Guerra Mundial, sino también la posguerra en Alemania y la Guerra Fría, fueron periodos que le afectaron e influyeron en sus composiciones.
Para mí una vida interior profunda siempre desemboca en manifestaciones artísticas de igual profundidad. La vida “interesante” de Hans Werner (o al menos con altercados y sin aburrimiento) hacen de su obra algo singular, tal vez ecléctico, pero con un toque de exclusividad propio de una vida marcada por el odio al fascismo y al partido nazi y por una mente sumergida en la belleza, que ha visto la destrucción de ésta, por las mentes sucias de la guerra.

Por suerte Hans Werner, al fin, fue un compositor reconocido en vida, si bien opino que el hecho de que lo despreciaran en su propio país, sobre todo en las épocas de momentos álgidos social y políticamente hablando, le debe haber marcado desde su adolescencia y durante toda su existencia, ya que fueron más de 50 años los que estuvo exiliado en Italia, pero una vida alegre en Italia, rodeado de olivos, terrenos y árboles frutales es lo que hallaría realmente, por eso dijo “Soy diferente y eso me hace sentir feliz”.


 
Soy diferente y eso me hace sentir feliz”

Hans Werner Henze no componía delante del piano, sino que buscaba sonoridades cuando estaba en contacto con la naturaleza y él mismo se definía como ornitólogo antes que como compositor, tanto es así que compuso un Ensayo sobre los cerdos, obra en la que se imitaba el sonido de estos animales. Es decir, que la obra de este compositor no solo es extensa sino también variada, lo que invita al oyente a escuchar sus composiciones de todas las épocas para poder apreciar las diferencias entre sus primeras obras y las más recientes. Yo, al menos, no descarto hacerlo, así que sintiéndolo mucho, señores lectores, me tengo que despedir para dar rienda suelta a mis oídos. ¡Hasta otra!
 

6 comentarios:

abril en paris dijo...

Pues no tenia ni idea de su existencia. Una vida desde luego interesantisima.
Como no has añadido video, he buscado en internet para conocer su música. Ahora mismo escucho Fantasia für Streicher que es de una delicadeza exquisita.A ver si me pongo al dia.
¡gracias por descubirme su existencia y su obra!

Un abrazote

miquel zueras dijo...

Una muy interesante entrada y un personaje singular ese Werner. Estoy deseando ya oir esa sinfonía sobre los cerdos. Parece que debió ser un hombre especial y muy solitario pero con un toque de genialidad.
Saludos. Borgo.

Marcos Callau dijo...

Enhorabuena por tu interesante y original artículo, Mucipa. La verdad es que me has hecho un descubrimiento y estoy dispuesto a indagar sobre la obra de Hans Werner Henze. Muchas gracias! Abrazos.

MucipA dijo...

abril en paris:

Hola! Acabo de incluir un vídeo con un fragmento de la primera sinfonía de este compositor en esta entrada pero, com tú ya has hecho, se pueden encontrar otros ejemplos en youtube. Me alegra que valores la delicadeza de Hans Werner porque su obra es de una sensibilidad absoluta.

Un abrazote.

MucipA dijo...

miquel zueras:

Un hombre único, poco valorado en su país pero, sin duda, un GENIO. Así que, si escuchamos su música, seguro que nuestros oídos nos lo agradecerán

Abrazos.

MucipA dijo...

Marcos Callau:

Disfruta indagando en la música de este compositor porque vale la pena. Me alegra habértelo descubierto.

Abrazos.