.posthidden {display:none} .postshown {display:inline}

viernes, 13 de noviembre de 2009

El primer día del resto de mi vida



El pasado Lunes vi en el cine la película francesa El primer día del resto de mi vida, de Rémi Bezançon (París, 1971) y para mí fue una de esas películas con fuerza que te pueden hacer llorar tanto de risa como de tristeza.
La película narra la vida particular de una familia (si bien todas las familias son peculiares y no nos salvamos nadie) a lo largo de 12 años (desde 1988-2000). Dentro de estos 12 años el film se centra en 5 días en concreto, cada uno de ellos dedicado a un miembro distinto de familia (la madre, el padre, 2 hijos y una hija). Podemos observar la evolución de cada personaje: la niña que pasa a adolescente y posteriormente a adulta, los dos hijos que pasan de adolescentes a adultos y los padres que poco a poco van envejeciendo y a veces chocan con la forma de pensar de sus hijos.
Si bien es cierto que la película no cuenta nada nuevo, también es igual de cierto (o eso creo yo) que la forma de narrar consistente en centrar la atención cada día sobre un personaje, haciendo hincapié en la singularidad de cada uno de ellos, es una manera de poder entender con absoluta totalidad todos los conflictos afectivos que surgen a lo largo de la película.
Uno de los momentos más divertidos de la película para mí (entre muchos otros) es aquel en el cual el hijo mayor coge un taxi (precisamente el que conduce su padre) y ambos se ponen a hablar como si no se conociesen de nada (al final acaban comiendo juntos).
En definitiva, nos encontramos ante un film que hace reflexionar sobre el concepto de familia que cada uno de nosotros hayamos podido formarnos.
Y todo esto, acompañado de música de David Bowie, Lou Reed, etc. hace que se trate de una película todavía más especial.
Perdón por la versión doblada del trailer, no lo he encontrado con subtítulos (y por no ponerlo en francés..., quizá hubiese sido mejor).

5 comentarios:

macufeliz dijo...

Tiene muy buena pinta esta película, me entraron ganas de verla! Gracias por llegar hasta mi blog. Ahora me encuentro yo aquí y quiero comentarte sobre la segunda entrada que publicaste. "El lado oscuro del corazón"... qué gran poema! Es todo un poema convertido en película. El concepto de la espera es espectacular, justo ahora intento escribir sobre eso. Pero esa película habla también de otro concepto espectacular: volar. Y a raíz justo de una escena de esa película escribí un relato que, precisamente hoy, comienzo a subir a mi blog. Casualidades de la vida!

MucipA dijo...

¡Qué gran película El lado oscuro del corazón! Me gusta mucho el inicio de tu relato y espero con impaciencia el resto (como dejo escrito en tu blog). Te leo pronto.
Saludos!

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Pues parece una pelícual muy interesante tanto en forma como en planteamiento. Y lo de meter música de Lou Reed o David Bowie... ¡sublime!.
Las familias de por sí tienden a ser bastante disfuncionales por norma general, quien no esconde un secreto tiene un problema y es difícil conseguir la perfección familiar. En lo referente a familias, me encantaron dos películas que me atrevo a recomendaros: "Familia" de Fernando León y "La Celebración" de Tomás Vinterberg.
Saludos

MucipA dijo...

Crowley, gracias por tus recomendaciones!
Apunto las dos películas.
Hasta pronto!

macufeliz dijo...

sí jeje, lo de la caja de ideas de Lynch es una gran idea y nunca mejor dicho jeje!

las dos películas que te recomienda Crowley son geniales, si bien no tienen nada que ver la una con la otra. "Celebración" es bastante cruda, dura... Y familia es mucho más desenfadada (y, por cierto, el primer largo de este gran director español). No te las pierdas! :-P