.posthidden {display:none} .postshown {display:inline}

lunes, 2 de noviembre de 2009

Sobre el Musical Chicago


Durante mi estancia en Londres fui al teatro a ver el Musical Chicago. Aunque era el segundo musical que veía en toda mi vida, quiero remarcar que me causó muy buena impresión en general. Y en particular esa buena impresión viene dada por la gran sincronización entre música y gestos, es decir, entre los músicos en directo que interpretaban cada fragmento musical y los actores que escenificaban, bailaban y entonaban todos los fragmentos de la obra. Los actores no desafinaban como en algún otro musical cuyo nombre aquí no quiero mencionar, y transmitían los diálogos con gran naturalidad (también es cierto que, al ser en inglés, -y al no haber visto la película- no entendí la totalidad de toda la obra y a veces no podía compartir las risas continuas que tenía el público británico, pero quedé satisfecha con el hecho de entender las partes en las que no hablaban demasiado rápido). También valoro la compenetración y la complicidad entre los actores y el director que dirigía a los músicos, pues éste formaba parte de la obra en algunas ocasiones, lo que resultaba irónico y le confería un toque característico a este musical que considero bien hecho y que vale la pena ir a ver.

6 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Hola Mucipa,
la sincronización entre música y gestos es primordial en estos casos (al igual que en el ballet, lógicamente). Y ese musical en el que se desafinaba como si cantara yo, mucho me temo que imagino cual es, pero no voy a decir nada yo tampoco para no herir la sensibilidad de ningún fan de Mecano... La película está bien, no es gran cosa, pero es soportable y entretenidilla, que ya es decir.
Saludos
P.D.: Ya tengo Séraphine a puntito, ya te diré que tal.

Noe dijo...

jajajajajajajajajajajajajaja!!!!

Me ha gustado la parte de "no voy a decir nada para no herir la sensibilidad de algún fan de Mecano"
jajajaja, menos mal que no ibas a decir nada!

Yo, el primer musical que vi en mi vida fue el de "la Bella y la Bestia" en un viaje a Madrid cuando era más joven.
Quedé tan impresionada, que no pude evitar repetir y la segunda vez, también en Madrid, el musical de "el fantasma de la Ópera" me fascinó.

Me gustaría poder ver otro musical, porque las dos experiencias que he tenido han sido increíbles pero todavía no he tenido la oportunidad.

De todos modos te entiendo muy bien cuando hablas de esa sincronización entre músicos, actores y bailarines. Es esencial para "transmitir" todo lo que la obra quiere expresar.

Sinceramente, disfruté mucho con esos dos musicales y espero tener pronto la oportunidad de ver otro.

MucipA dijo...

Hola, Crowley!
De momento dejo apartada la idea de ver la película Chicago y me quedo con la buena impresión que me causó el Musical, pues tengo varias películas prioritarias algo más que "entretenidillas" para ver y prefiero emplear mi tiempo en ellas.
Saludos.
P.D.: Espero que disfrutes Séraphine.

MucipA dijo...

Hola, Noe!
Tendré en cuenta los títulos que propones. La verdad es que el Musical de El fantasma de la Ópera me encantaría verlo.
A ver si algún día coincidimos o hacemos por coincidir para ver uno de esos musicales que "transmiten", esencial palabra...
Saludos!

Noe dijo...

Te tomo la palabra. Ahora ya sta dicho, a ver si coincidimos o como tu dices hacemos por coincidir y un dia dejamos que nos "transmitan" esos musicales...
Por cierto, creo que hay pendiente un viaje por ahi... alomejor podríamos planificar una salida y la visita a un musical como parte de esa salida.
Hay que hablarlo, recuerdamelo!

MucipA dijo...

Sí, sí!!! Hay que empezar a organizar el viaje, yo te ayudo en todo lo que haga falta y a ver qué opinan nuestros compis del coro...
Este sábado hablamos (con suéter rojo, gafas y a la pata coja, eh?).
Saludos!