.posthidden {display:none} .postshown {display:inline}

domingo, 28 de febrero de 2010

Sobre fotografía (III)

Nadie en la silla,
instantes de soledad,
suena el silencio.

[Haiku (Mucipa)]


Si el título de este post no fuera “Sobre fotografía” podríamos pensar que se trata de una obra pictórica que recuerda inevitablemente a van Gogh o a Gauguin, puesto que este montaje fotográfico nos traslada (al menos a mí) al estilo pictórico impresionista, expresionista o incluso al fauvismo. Pero, si os digo que el título que le ha dado su autor es “Desnudo”, tal vez empecemos a pensar más en arte vanguardista o incluso arte del siglo XX o XXI. Pues bien, esta obra de Juan Serrano a mí me transmite el desnudo en un sentido de soledad, la soledad de un espacio desprovisto de calidez, de un rincón abandonado en el que tal vez alguien se hallaba sentado en un instante determinado pero vacío en el momento en que la imagen ha sido tomada. De modo que, aunque la silla hubiese estado ocupada siempre, excepto en el momento de la capturación de la imagen, nuestra sensación (la mía en este caso) es la de desnudez, puesto que la única información que tenemos es la del título y la que nuestra propia mente es capaz de imaginar a partir de éste. Realmente el haiku del principio deja bien claro lo que a mí me inspira esta imagen.
Si no hubiese título, sin embargo, mi percepción quizá no hubiese sido la misma. Ahí reside el poder de la palabra y del arte en general en combinación con la propia imaginación del ser humano.
¿Qué os sugiere a vosotros esta imagen? ¿o qué pensáis al respecto de la información escrita que a veces se encuentra alrededor de una imagen? ¿Puede cambiar nuestra percepción?

12 comentarios:

Noe dijo...

Estoy de acuerdo contigo. De hecho tu haiku ya me ha hecho ver la imagen de otra manera, y tras leer tu reflexión me resulta bastante complicado aplicar a la imagen otro sentido.

Ésta imagen me transmite todo lo que dices, xo además también me viene a la mente la vejez.

Me recuerda a esas casas de antes con la silla en una esquina cerca de la puerta, en las que se sentaba una anciana con el único pasatiempo de ver pasar a la gente por la calle y saludarles. De vez en cuando, alguien conocido paraba y entablaban una pequeña conversación y por un rato esa soledad desaparecía y daba lugar a grandes relatos contados por la voz de la experiencia.
Y aunque sea contradictorio, también me recuerda la infancia;mi infancia, en la que correteaba, merienda en mano, junto a la silla y a mi abuelo.

Es curioso, los días pasan, los atardeceres son los mismos, la silla sigue el paso del tiempo en el lugar de siempre, sola y también triste porque ya nadie corre a su alrededor, porque ya nadie cuenta historias y porque mi abuelo ya no le hace compañía.

Me ha hecho recordar muchas cosas y agradezco mucho que la hayas puesto.
No puedo evitar verla de un modo cercano, casi familiar y me despierta cierta ternura.

Un beso enorme!

Ryoga dijo...

estoy de acuerdo con todas tus opiniones sobre la fotografia,yo la verdad es que poco puedo opinar pues no soy muy entendido en esto de las fotografias artisticas.veo que tú eres toda una experta

majaranda13 dijo...

A mi me da la sensación de pobreza y desamparo.El rincón habitual de un casa humilde con pocos recursos, o posiblemente la
habitación de un cuarto de torturas en el que después de un interrogatorio ya solo queda como testigo una vieja silla.

Un besazo!

Belén dijo...

Las sillas pueden ser reflexiòn, o si acaso cambios, al menos yo lo veo así...

Besicos

MucipA dijo...

Me ha encantado tu reflexión, Noe!
Además creo que es muy poética, sobre todo por el tema de la vejez. A mí me has hecho recordar mis vacaciones de verano en el pueblo, donde por las noches todo el mundo sacaba su silla para tomar el fresco en la calle. Y lo de las conversaciones es genial, más bien los cotilleos, que en los pueblos son más abundantes.
Gracias por traerme a la mente estos maravillosos recuerdos!
Besos

MucipA dijo...

Hola, Ryoga!
De experta nada, sólo intento expresar lo que a mí me transmiten estas fotografías. Disfruto con ello y también leyendo vuestras opiniones.
Gracias!

MucipA dijo...

Hola, Majaranda!
Tu sensación de pobreza y desamparo supongo que tiene que ver también con la sensación de desnudez que yo comentaba. Y lo de la sala de torturas no se me había ocurrido pero, ahora que lo dices, me deja pensativa y se me ponen los pelos de punta con tan sólo imaginarlo.
Besotes!

MucipA dijo...

Hola, Belén!
Muy original tu punto de vista. La verdad es que el simbolismo del cambio y la reflexión me lleva a pensar que el presente debería estar representado por una silla, pues estamos en época de cambio y todos deberíamos sentarnos a reflexionar.
Besicos!

Milhaud dijo...

Sobre cualquier otra cosa, esta imagen me invita a pensar en el abandono y el paso del tiempo.

Como si alguna vez hubiera sido el nido de alguien que ya voló. Por otra parte, bastante desoladora.

MucipA dijo...

Hola, Milhaud!
Gracias por tu aportación. Me ha parecido muy interesante, además utilizas el término volar y el de paso del tiempo, conceptos sobre los cuales hemos reflexionado bastante en este blog. Muchas gracias y bienvenido!

Noe dijo...

Estoy totalmente de acuerdo.
Para mí Milhaud ha descrito muy bien la imagen, comparto esos sentimientos.

Volar y tiempo... Cuantas horas han volado hablando de ello! jajajajaja

Nos vemos pronto, un abrazo!

MucipA dijo...

Hola, Noe!
Sí que es cierto, vuelan las horas cuando nos ponemos a reflexionar sobre el tiempo, pero no dejan de ser horas de vuelo, ya que disfrutamos con ello...
Un abrazote enorme y hasta pronto!